Los beneficios que el aceite de oliva tiene para el cuerpo son ampliamente conocidos desde el año 500 a.C. Sin embargo, las ventajas no se limitan al interior del cuerpo. El jabón de aceite de oliva también es bueno para la piel. Al ser rico en vitamina E y betacaroteno, además de contener muchos antioxidantes, estimula la generación de nuevas células, retrasa la formación de las arrugas y le da un aspecto joven a la piel. Como es muy suave, también ayuda a las personas que tienen distintas enfermedades dermatológicas.